Autor Tema: Un langreano ingresa en prisión al acumular tres sentencias por conducir borrach  (Leído 1061 veces)

Xuacuelmolondru

  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 10
Un hombre, M. T. B., natural de Langreo, ingresó el lunes en la prisión de Villabona tras acumular tres sentencias desfavorables por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas. M. T. B. aceptó la condena solicitada por la fiscalía, seis meses de prisión y tres años de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores.

El juicio rápido se celebró el pasado lunes en el Juzgado de instrucción número 1 de Langreo. Tras aceptar la pena solicitada por la fiscalía, el langreano entró en prisión esa misma tarde. M. T. B. fue detenido el sábado de madrugada, cuando conducía un vehículo (O-0183-BB). La Guardia Civil le dio el alto en el Corredor del Nalón y los agentes comprobaron que parecía hallarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas. Tras practicar la prueba de alcoholemia, ésta arrojó un resultado positivo de 0,93 (el máximo permitido es 0,25) miligramos de alcohol por litro de aire espirado. En una segunda prueba esta tasa aumentó hasta dar 0,98. Según los agentes, además, el hombre presentaba síntomas evidentes de estar ebrio, como un «notorio olor a alcohol a distancia» y un «movimiento oscilante de la verticalidad del cuerpo».

El lunes se celebró el juicio rápido, en el que inicialmente la fiscalía pedía una pena de 4 meses y 16 días de cárcel y cuatro años de privación del derecho a conducir por un delito por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas y otra pena de cuatro meses y 16 días de prisión por un segundo delito, el de circular sin carné, que le había sido retirado previamente en otra sentencia judicial. Al admitir su culpabilidad, el fiscal modificó su petición de pena y la rebajó en un tercio, tal como prevé la ley de Juicios Rápidos. Al ser su segunda condena por motivos similares, no cabía suspensión, por lo que M. T. B. entró en Villabona esa misma tarde para cumplir seis meses de cárcel, a los que hay que añadir tres años de privación del derecho a conducir.

Las dos sentencias anteriores que pesaban sobre el detenido datan de 2008 y 2009. En la primera se lo condenaba por un delito de conducción bajo la influencia del alcohol a ocho meses sin conducir y a otro delito de negativa a someterse al control de alcoholemia de 4 meses de prisión. En la segunda, dictada también por haber bebido, perdía el derecho conducir durante treinta meses.